Como su propio nombre indica este es un blog en el que vais a encontrar todo lo que vamos leyendo: novela negra, thriller, ficción, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.


Además, entrevistas y encuentros con autores a los que tenemos el placer de acudir y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta policíaca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta policíaca. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de marzo de 2017

MUERTOS PRESINDIBLES - Hans Rosenfeldt y Michael Hjorth



Desde que nos introducimos en el mundo de Sebastian Bergman nos convertimos en incondicionales y es que, aunque novelas negras hay muchas, esta serie tiene el plus de tener un personaje que o amas u odias o, incluso, las dos cosas a la vez, porque Sebastian Bergman es simplemente Sebastian.

LOS AUTORES


Hans Rosenfeldt (1964). Guionista, actor y escritor, es conocido sobre todo por crear una de las series más famosas de los últimos años, The Bridge.

Tras plantearse hacer carrera en el baloncesto (dada su altura) y pasar por varios trabajos, decidió dedicarse a la actuación. Varios papeles en series de televisión y cinco años en la compañía Nacional de teatro de Gotemburgo después, cambió de oficio de nuevo, esta vez para convertirse en locutor de radio y presentador de televisión.

En 2006 una productora le contrató para la creación de una serie sobre crímenes ambientada en Suecia y Dinamarca. Así nació The Bridge (Bron), en antena desde 2011.

Michael Hjorth (1963). Director y guionista sueco nacido en la ciudad de Visby. En 1994 creó la serie de televisión Bert. Un año después escribió el guion de la película Bert, el último virgen junto a Anders Jacobsson. Desde entonces, ha participado en más de una decena de producciones como guionista o director (Svensson Svensson, Del okända o Steget efter, entre otras).

En 2010 debutó como novelista con un libro de novela negra escrito a su amigo Hans Rosenfeldt, también guionista de series y creador de la famosa The Bridge. Esta colaboración se ha extendido con varias continuaciones.

"Secretos imperfectos" fue su primera novela publicada en Planeta en Abril 2016, seguida de "Crímenes duplicados" en Septiembre.

EL ARGUMENTO

En las montañas de Jämtland dos mujeres hacen un descubrimiento macabro: del suelo sobresalen los huesos de una mano. La policía local llega a la escena del crimen y no encuentra uno, sino seis cuerpos; entre ellos, el de dos niños. Todos fueron asesinados por un disparo en la cabeza.


No hay testigos, no hay pistas y nadie ha denunciado ninguna desaparición… Cuando el equipo de Torkel Hölgrund acude al lugar de los hechos para hacerse cargo de la investigación, todo se complica. El psicólogo criminal Sebastian Bergman atormenta a todos con sus problemas personales consiguiendo, una vez más, que las tensiones vayan en aumento.


El caso resulta ser un rompecabezas mucho más complejo de lo que habían imaginado. La identidad de las víctimas es un enigma y cuando, al final, Bergman ahonda en las pistas y consigue tirar del hilo, el Servicio Secreto aparece de improviso para archivarlo. Alguien en las altas esferas quiere tapar estas muertes a cualquier precio… Pero ¿conseguirán parar a Sebastian Bergman?

Conócelo en www.seriebergman.com

MIS IMPRESIONES

Como todos sabéis, después de leer Secretos imperfectos y conocer a Sebastian ya era difícil no ansiar cada uno de los títulos que le iban a seguir. Si bien en Secretos imperfectos encontrábamos una novela negra pero que quizá se centraba más en su personaje principal, Sebastian, y en el segundo, "Crímenes duplicados" lo que teníamos era una novela más centrada en el caso en sí, aunque este diera vueltas alrededor de Sebastian, en este tercero vamos a encontrar un equilibrio perfecto. En Muertos prescindibles vamos a seguir viendo evolucionar a Sebastian y a cada uno de los personajes de las anteriores novelas que forman el equipo de Torkel pero también vamos a encontrarnos ante un nuevo caso para la brigada de homicidios.

Como os decía, para mi gusto esta novela esta mucho más equilibrada. No es que las anteriores me gustaran menos por estar más dedicadas o al personaje o al caso pero creo que en esta tercera novela los autores han conseguido un equilibrio perfecto.

Lo que vamos a encontrarnos en Muertos prescindibles desde el primer momento son dos historias: por una parte el descubrimiento de unos cadáveres sepultados desde hace años en las montañas de Jämtland lo que llevará una vez más a la policía local de allí a reclamar la ayuda del equipo de homicidios con Torkel a la cabeza y por otra la historia de Shibeka, una mujer inmigrante afgana que emigró a Suecia con su marido y sus hijos y que lleva años tratando de que alguien haga algo por encontrar a su marido, Hamid, que desapareció sin más junto a otro amigo

A Shibeka le dijeron que Hamid había huido al no darle el permiso de residencia pero ella se niega a pensar que haya podido abandonar a su familia sin más. Sin embargo, cuando consigue que alguien investigue un poco más acerca del asunto se empezarán a remover asuntos familiares e historias que una mujer de su raza de no debería conocer y es que a las mujeres afganas aún les queda mucho para la igualdad. Además, creo que los autores han aprovechado esta trama para abordar el tema de la inmigración en Suecia, el rechazo que sufren los afectados en muchos casos y los impedimentos con los que aún hoy en día se encuentran.

Así, mediante capítulos alternos iremos viendo los avances de ambas investigaciones que, en apariencia, nada tienen que ver.

Por otra parte el equipo de Torkel no está en su mejor momento. Vanja, está totalmente convencida de que pronto abandonará el equipo para seguir formándose en los cursos del FBI, y por otro lado llegará una nueva integrante al grupo, Jennifer, que pronto se ganará las simpatías de todos. Además, Vanja, sufrirá un contratiempo familiar que la hará abandonar antes de lo previsto su puesto en la brigada. Esto hace que en esta novela conozcamos un poco más del pasado de Vanja y de su familia, por qué ella es así, cómo ha llegado hasta donde está y cómo se ha formado esa personalidad que tiene.

Respecto al resto de los miembros también seguiremos viendo cómo evolucionan sus historias y es que Úrsula, Torkel y Billy, que también gana protagonismo en esta novela, aún tienen mucho que contarnos de sus vidas. 

Me gusta mucho la evolución que están teniendo estos personajes en la saga, creo que están muy bien dibujados, que están muy bien trazadas sus historias, sobre todo teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos se nos explican después de que ya los conozcamos y sepamos cómo actúan, y me gusta que son personajes completamente distintos entre sí pero que forman un equipo perfecto de trabajo e incluso tienen un vínculo de amistad. Más admirable me parece aún cuando las novelas están escritas a cuatro manos como ya nos dijeron en el encuentro que tuvimos con ellos antes de empezar a conocer sus historias.

Respecto a Sebastian, en esta novela ya ha logrado incorporarse al equipo de manera definitiva aunque sus conocimientos no serán del todo útiles para la resolución de este caso, por lo que en este libro vamos a seguir conociendo un poco más la historia personal de Sebastian y sobre todo vamos a encontrarnos a un Bergman mucho más humano.

Y por supuesto no podemos dejar de mencionar a Ellianor, esa mujer que Sebastian no sabe como quitarse de encima y que está dispuesta a todo por conseguir su amor, esa mujer que oye pero no escucha y en la que las palabras en su cabeza toman un significado muy diferente al que entendería cualquier persona. Creo que este personaje aún tiene que darnos muy buenos momentos. Quizá sea Ellianor la que aporta un mayor toque de humor a la novela pero hay que decir que hay momentos verdaderamente divertidos a lo largo de toda la historia ya sea por lo que piensan los personajes como por los diálogos entre ellos. Aportar humor a una novela de este tipo también me parece algo que solo se puede conseguir, sin que chirríe, si dominas muy bien el género y estos autores lo han conseguido con creces.

Y, si habéis llegado hasta aquí, solo os puedo decir que os vais a encontrar un final que os dejará con la boca abierta. Estamos muy desolados al saber que de momento no está prevista la publicación de la continuación de esta serie por parte de Planeta pero insistimos y rogamos que necesitamos saber qué pasa con estos personajes después del apoteósico final que nos brindan los autores y es que ha quedado demostrado que Hjorth y Rosenfeldt son unos auténticos maestros manteniéndonos pegados a sus páginas de principio a fin y marcando un final del que solo quieres más.  

Como en los anteriores decir que el caso empieza y acaba, es decir, la novela es independiente pero si tenéis pensado leer el resto hacedlo por orden porque hay mucho spoiler de los anteriores para que todo el mundo pueda leerlo sin haberlo leído los otros dos.

En conclusión, en esta nueva entrega nos vamos a encontrar de nuevo con un thriller,  tejido de manera magistral, en el que todas las piezas tienen su lugar exacto, narrado de una manera muy visual y del que no te podrás desprender hasta el final.






viernes, 10 de marzo de 2017

LA SIRENA DE GIBRALTAR - Leandro Pérez


Cuando terminé de leer Las cuatro torres tenía claro que quería volver a encontrarme con Juan Torca, un personaje un tanto peculiar pero que se gano mis simpatías a las primeras de cambio. 

Ha costado algo de tiempo volver a tener otra historia con este protagonista entre manos, pero ya os adelanto que la espera ha valido la pena, ha sido un buen reencuentro, tan bueno como la portada y el título que nos lo presentaba.

EL AUTOR

Leandro Pérez (Burgos, 1972) hasta antes de ayer guardaba sus manuscritos en un cajón. Escritor y periodista, dirige la web literaria Zenda. Ha trabajado en El Mundo, y es uno de los creadores de Trestristestigres, empresa que ha puesto en marcha numerosos proyectos en Internet, a menudo periodísticos y culturales.

Además de blogs, columnas y dossieres, Leandro Pérez ha escrito un par de narraciones que jamás publicará y varios primeros capítulos que quizá retome algún día. En algunos, figura Juan Torca, el personaje que protagoniza La sirena de Gibraltar, su segunda novela. Las Cuatro Torres (Planeta, 2014), su primer libro, recibió una excelente acogida.

ARGUMENTO

Madrid, junio de 2013. «Contra Gibraltar la política ya no vale», le dice a Juan Torca una mujer que quiere que asesine a dos prostitutas gibraltareñas. Un mes después el cuerpo desnudo de Rebecca
Cruz aparece en el Manzanares. Torca contempla cómo el cadáver es extraído del río y promete: «El hombre que te mató ya está muerto».

Pero Torca no solo tratará de cazar al asesino, también intentará proteger a las hermanas gemelas de Rebecca, Maddie y Lisa, dos nadadoras conocidas como las sirenas de Gibraltar.

MIS IMPRESIONES

Juan Torca presencia desde un puente que cruza el Manzanares, cómo de sus aguas sacan a una mujer desnuda con un bloque de hormigón en la parte inferior de su cuerpo.

El particular encargo que hace unos meses le hicieron, en el que había dos requisitos esenciales que cumplir que eran el lugar de nacimiento de las víctimas y donde debían ser encontradas, y que él no había aceptado, al final ha sido ejecutado por otro.

Algo en el interior de Juan Torca no le deja pasar por alto este crimen ¿Quién se ocupó del encargo? ¿Quién estaba detrás del mismo? ¿Qué motivos había detrás de este asesinato?

No pensaba yo que había pasado tanto tiempo pero han pasado más de dos años desde que Leandro Pérez nos presentó a Juan Torca en su primera novela, Las cuatro torres, y ya entonces me quedó claro que no era un personaje cualquiera.

Juan Toca es un personaje original, distinto, con mucho atractivo, que atrapa al lector, que sabe llevárselo a su terreno. Un personaje con luces y sombras, muy alejado de cualquier estereotipo. No sabemos mucho de su pasado, aunque sí que ha hecho cosas de las que muchos no se sentirían orgullosos. Exmilitar, mercenario, encargado de la seguridad de un empresario vasco cuando éstos estaban amenazados por ETA, .... y ahora por fin parece que alejado de todo aquello, reconvertido en detective privado a ratos y si se tercia. Un hombre amigo de sus amigos, que se quiere ganar el cariño y el respeto de su hijo y con unos valores muy fuertes y un alto sentido de la justicia, aunque a veces se tenga que saltar las reglas si es necesario.

Pero Juan Torca no está solo, tiene a sus compadres Jandro y Luis Laguna, aquellos con los que comparte mucho pasado y que siempre están ahí. Y su hijo Rodrigo que eligió ser policía, con el que quiere recuperar el tiempo perdido aunque sea una labor muy difícil de afrontar.

Uno de los puntos fuertes de Leandro Pérez en sus novelas son los personajes, unos personajes bien estructurados, dibujados, muy creíbles y reales, a los que, enseguida, parece que ya conoces hace tiempo y con los que podrías estarte codeando en el día a día. Unos personajes creados con mucho cuidado y a quienes una vez descubres en las páginas de la novela quieres seguir acompañándolos y conociendo más de ellos.

Y no sólo sucede con Torca o sus compadres, o Rodrigo a los que ya conocíamos, sino que me ha pasado con otro personaje que aparece por primera vez en esta novela y de quien ya quiero más implicación en próximas entregas de la serie o hasta protagonismo en otra saga: "Un Inspector. De homocidios. Carballera".


Pero está claro que para que una novela sea buena tiene que tener detrás una buena historia que sustente esos personajes, y Leandro Pérez ha construido una novela sólida, una trama en la que todo está medido y ajustado, pero no forzado, ya que todo transcurre en tan sólo 7 días.

Y lo ha hecho con una trama muy adictiva y en la que todo podría ser perfectamente real, tanto que podríamos encontrarnos unos hechos iguales o similares en cualquier día en un periódico o en un telediario, en la que no deja nada al azar, en la que no se saca conejos de la chistera y en la que la intriga, que es mucha, está perfectamente dosificada.

Leandro Pérez escribe con una prosa sencilla, sin artificios, muy cuidada, y con la que a través de capítulos cortos, un ritmo constante, intriga bien dosificada y abundantes diálogos consigue una lectura muy ágil, dinámica, entretenida y adictiva de la que al lector le costará separarse, cayendo continuamente en la necesidad de leer un poco más. La Sirena de Gibraltar no te va a dar respiro.

Creo que, con todo lo anterior, queda claro que no puedo por más que recomendar La Sirena de Gibraltar. Yo, como ya me pasó con la anterior novela, estoy deseando que Leandro Pérez se dé un poco de prisa y nos traiga más pronto que tarde una nueva entrega de Juan Torca y que nos desvele en un futuro próximo lo que pasó en el Mar del Aral.

lunes, 17 de octubre de 2016

CUCHILLO DE PALO - César Pérez Gellida



Sí, sí y sí. No os descubro nada si os decimos que desde que allá como por el mes de abril estábamos esperando como agua de mayo, bueno en este caso de octubre, Cuchillo de palo. Como ahora, una vez terminada esta novela ya estamos esperando la siguiente, la que cierre esta trilogía: A grandes males.

Y es que es que desde que leímos Memento Mori, cuando todavía no había tanto gedillista por el mundo (algo en lo que nos podemos atribuir algún mérito), ya supimos que este iba a ser uno de esos autores a los que íbamos a "perseguir".

EL AUTOR

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en geografía e historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

Irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. En abril de 2016 publicó Sarna con gusto, primera entrega de su segunda trilogía "Refranes, canciones y rastros de sangre" Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO

Tras ser apartado del Cuerpo, Sancho ha resuelto dedicarse al suyo entregándose a los placeres de la carne en el lugar más apartado de sí mismo que ha logrado encontrar. Pero no hay rincón donde esconderse cuando es la desventura quien persigue.

Paralelamente, Erika, Ólafur y su nuevo compañero, el arcángel redimido, Uriel, emprenden la obstinada persecución de los miembros de la infame organización criminal conocida como la Congregación de los Hombres Puros. Su objetivo no es otro que alcanzar la cúspide, pero la escalada les deparará una serie de riesgos que ni siquiera han sido capaces de evaluar.

MIS IMPRESIONES

Las novelas de César no suelen ser fáciles de reseñar y más cuando puedes dar un paso en falso y desvelar más de lo que debes, algo que en este caso resulta más fácil, si cabe, todavía. Ya nos había anunciado el escritor, en un encuentro, lo difícil que estaba siendo hacer una sinopsis de la misma, y después de leída lo entendemos totalmente.

Todo lo acontecido en los últimos años ha hecho mella en nuestro querido inspector pelirrojo, pero el desenlace del caso de Marta Zuñiga y el nuevo expediente al que tiene que enfrentarse han sido la gota que ha colmado el vaso en el ánimo de Ramiro Sancho que ha abandonado Valladolid poniendo tierra de por medio, y al que vamos a encontrar en "algún lugar de la comarca del Val de Miñor (Pontevedra)", donde llena sus días a base de sexo, alcohol, drogas y juego, alejado y rompiendo todo contacto, por voluntad propia, con todos y todo lo que hasta este momento han formado parte de su vida.

Bueno, todo, todo, no, su colección de música es lo único que Ramiro no ha sido capaz de dejar atrás y le ha acompañado y es que una vez más, esta novela tiene una banda sonora con un gran abanico de grupos, actuales y clásicos, que nos acompañan a lo largo de los capítulos igual que acompañan a nuestro inspector. 

Por otro lado, Uriel, el Arcángel redimido, junto con Erika y Ólafur siguen con su autoimpuesta misión de descubrir qué y quienes se encuentran detrás de la Congregación de los Hombres Puros, que ya apareció en la entrega anterior, y que sabemos andaban tras los pasos de Erika y Sancho con no muy buenas intenciones.

Dos líneas argumentales que se irán alternando, siguiendo su camino pero que en un momento dado terminarán confluyendo de la manera más natural.

Cada vez que se publica una nueva novela de César Pérez Gellida y llega a mis manos, me pasa lo mismo que a Sancho y a Olaf, aunque claro está que por distintos motivos; una garra me atenaza hasta que empiezo y mientras dura la novela, y la jauría se revuelve cada vez que interrumpo su lectura hasta que la vuelvo a dar de comer, en este caso a base de las letras del escritor pucelano.

Qué decir de César Pérez Gellida que no hayamos dicho ya, añadiendo que en cada nueva novela nos sorprende de alguna manera y que no deja de crecer.

Y es que, desde luego César no es de los que se siente satisfecho con lo ya conseguido y se instala en una supuesta zona de confort. No, no se conforma con lo que ha logrado y, si le llega la tentación, algo que ni se me pasa por la cabeza que pueda ocurrirle, desde luego no cede a ella  y sigue y sigue avanzando, intentando, y consiguiendo, darnos cada vez más y volviendo a sorprendernos

En cada nueva novela se le nota cada vez más suelto, más cómodo en la forma de narrar y buceando en nuevas fórmulas con las que siempre nos fascina, saliendo airoso en esa nueva apuesta.

Cuchillo de palo es la novela por excelencia de Sancho, ese personaje al que conocemos desde hace tiempo y al que novela a novela hemos acompañado en la gran evolución que ha ido sufriendo. Sobre él recae el foco de atención y él es el que nos muestra ese mundo tan oscuro donde lo peor de la condición humana campa a sus anchas y que César Pérez Gellida nos muestra sin paliativos.

En Cuchillo de palo vamos a encontrarnos una novela diferente a las anteriores, más compleja, trabajada al mínimo detalle, donde todo está ahí por algo: un comentario, un diálogo, una palabra, un personaje, una imagen, nada está ahí por azar.

Diferente no sólo en cuanto a la trama, en la que viajaremos a Galicia, Valladolid, Nigeria o Budapest; sino también en la estructura en la que se lanzará a un salto al vacío sin red y no sólo saldrá sin un rasguño sino que hasta nos hará una reverencia; o en el lenguaje que utiliza, cada vez más exquisito y con unos diálogos verdaderamente brillantes que nos van a hacer disfrutar.

César Pérez Gellida juega una y otra vez con el lector y lo mejor (o lo peor) de todo es que no nos importa, estamos encantados de que lo haga, de que intente sorprendernos una ve más y de que lo consiga, y todo ello sin hacer una sola trampa, todo está medido, todo enlaza, todo tiene su porqué.

Sólo me queda deciros que si leísteis Sarna con gusto y todavía no os habéis puesto con esta novela no sé a que esperáis para seguir con la trilogía, y si por casualidad todavía no habéis dado una oportunidad a este escritor no sabéis lo que os estáis perdiendo, porque sus novelas no son sólo entretenimiento, son literatura de la buena. ¡¡Para que luego digan que una cosa está reñida con la otra!!


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO





lunes, 26 de septiembre de 2016

SECRETOS IMPERFECTOS - HANS ROSENFELDT Y MICHAEL HJORT



Sí, de nuevo una novela negra, sí, de nuevo nórdica y sí, una vez más atrapa de principio a fin. Y es que no sabemos que tienen los nórdicos o las novelas negras o todo junto pero es un imán para nosotras y esta vez, de nuevo, no nos ha defraudado la lectura de la primera novela de la serie Bergman.

Siendo honesta, ésta es una de las novelas que habría dejado pasar, no porque no me llamara la atención, todas las novelas negras nos llaman en mayor o menor medida, sino porque teniendo que empezar a descartar por algún sitio había que hacerlo. Sin embargo, hay novelas que llaman a tu puerta y éste fue el caso de "Secretos imperfectos" cuando fuimos invitadas al encuentro para conocer a los autores. Nada menos que Hans Rosenfeldt y Michael Hjort, los guionistas de "The bridge", estaban aquí para promocionar esta primera entrega de lo que serán siete novelas y los íbamos a poder conocer y preguntarles todo lo que quisiéramos. El encuentro lo tenéis resumido para quién quiera leerlo pero..., después de acudir sólo teníamos ganas de ponernos con su lectura.

LOS AUTORES

Hans Rosenfeldt (1964). Guionista, actor y escritor, es conocido sobre todo por crear una de las series más famosas de los últimos años, The Bridge.

Tras plantearse hacer carrera en el baloncesto (dada su altura) y pasar por varios trabajos, decidió dedicarse a la actuación. Varios papeles en series de televisión y cinco años en la compañía Nacional de teatro de Gotemburgo después, cambió de oficio de nuevo, esta vez para convertirse en locutor de radio y presentador de televisión.

En 2006 una productora le contrató para la creación de una serie sobre crímenes ambientada en Suecia y Dinamarca. Así nació The Bridge (Bron), en antena desde 2011.


Michael Hjorth (1963). Director y guionista sueco nacido en la ciudad de Visby. En 1994 creó la serie de televisión Bert. Un año después escribió el guion de la película Bert, el último virgen junto a Anders Jacobsson. Desde entonces, ha participado en más de una decena de producciones como guionista o director (Svensson Svensson, Del okända o Steget efter, entre otras).

En 2010 debutó como novelista con un libro de novela negra escrito a su amigo Hans Rosenfeldt, también guionista de series y creador de la famosa The Bridge. Esta colaboración se ha extendido con varias continuaciones.

EL ARGUMENTO

Un joven de dieciséis años ha sido brutalmente asesinado. Un brillante equipo policial, dirigido por el experto criminólogo Torkel Höglund y el eminente psiquiatra criminal Sebastian Bergman, sigue la pista al asesino.

Todo son callejones sin salida y secretos por todas partes. Un misterio de difícil resolución y una trama adictiva hasta el insomnio.

MIS IMPRESIONES

Como sabéis, leemos mucha novela negra por lo que cada vez es más difícil que algo sorprenda. Esto no quiere decir que no leamos novelas negras que nos gustan mucho, que nos atrapan y sobre todo que entretienen y están bien construidas y narradas, pero es verdad que es cada vez más complicado ese factor sorpresa. Pues bien, "Secretos imperfectos" lo ha conseguido y es que su punto original respecto al resto es que en esta novela nos vamos a encontrar policías, claro, pero también, y como pieza clave, nos vamos a encontrar a Sebastian Bergman, un psiquiatra criminalista. 

Sebastian es egoísta, borde, prepotente, sólo mira por sus propios intereses y hará todo lo posible por meterse en la investigación pero no para ayudar a resolverla sino porque a él mismo le interesa estar dentro de la policía para conseguir algo en beneficio de sus propios intereses. Entonces... ¿Por qué Sebastian me ha conquistado? Porque es diferente, porque tiene buen fondo, porque necesitamos conocerlo para justificar que una persona que se comporta de esa manera con todo aquel que intenta ayudarle o interesarse por él, tiene que haberlo pasado muy mal para haber llegado a ese punto y todos queremos ayudar a alguien atormentado. 

Sebastian llega a Vasteras tras la muerte de su madre para cerrar la casa de su infancia a la que lleva años sin ir y así poner punto final a un capítulo de su vida. Sin embargo todo se torcerá cuando Sebastian encuentra unas cartas que le debían haber llegado hace muchos años. Sebastian descubrirá algo importante en esas cartas y querrá a toda costa encontrar a la remitente de las mismas. Por ello cuando en la casa de al lado aparece la policía para investigar el caso de un joven asesinado brutalmente, con su antiguo compañero Torkel al mando, no dudará en poner la mejor de sus intenciones para convencer a Torkel de que le dé una oportunidad y le deje participar en la investigación. Torkel aceptará, por los viejos tiempos, pero Sebastian no será acogido en el equipo con ningún entusiasmo y él mismo se encargará de echar más leña al fuego y hacer que ninguno de sus compañeros quiera trabajar con él, y es que a Sebastian no le interesa lo más mínimo la investigación, sino el acceso a datos que de otra manera no tendría.

Otro punto que me ha gustado mucho de Sebastian es tanto el dibujo como la evolución que vemos de este personaje en la novela. Conoceremos a un Sebastian insoportable, con muchos fantasmas del pasado y, aunque se nos cuentan muchos episodios de su pasado que nos hacen comprenderle un poco más, creo firmemente que aún nos queda mucho de Sebastian por saber, sobre todo en referencia a su infancia, hechos que expliquen qué le ha llevado a ser quién es y porqué se comporta como lo hace. Además, ya en algunas escenas, sobre todo hacia el final del libro, podemos vislumbrar al Sebastian tierno, el Sebastian que saca todo su potencial de psiquiatra para ayudar y comprender a los demás, a pesar de que es algo que no hace muy usualmente.

Como veréis me he centrado mucho en Sebastian y poco en el caso de la novela y es que esta es mi personalidad de Sebastian aunque no por ello es menos interesante.
impresión, el caso es importante, es lo principal de la novela, pero para mi ha quedado eclipsado por la

El comienzo del libro es impactante y hace que te pegues a sus páginas desde el minuto uno, un hombre diciendo que no es un asesino arrastra el cadáver de un joven para tirarlo a una ciénaga. Una serie de casualidades harán que no se empiece a investigar la desaparición de Roger Eriksson hasta tres días después de la llamada de su madre lo que hará que Kerstin Hanser, de la policía de Vasteras, crea conveniente llamar al grupo especializado de Homicidios formado por Torkel, Ursula, Vaja y Billy. Este equipo está especializado en este tipo de crímenes pero este se les antojará complicado.

Un crimen en el que lo que parecía inicialmente no es, una víctima no tiene casi amigos y por lo tanto es un desconocido para todos, y un entorno en el que todo el mundo tiene algo que ocultar.

Viviremos de la mano del equipo los avances que van haciendo, los distintos indicios que encuentran y que les llevan por los caminos más dispares y la manera de darse una y otra vez con un callejón sin salida a la vez que van apareciendo más víctimas. Un caso que estará lleno de giros inesperados tan reales como la vida misma y que nos llevará a un final que, para mi gusto, se ha quedado a un nivel más bajo que el resto de la historia pero un final, al fin y al cabo, lógico y coherente con el resto de la historia. No quiero decir con esto que no me haya gustado, pero el resto de la historia y de los hilos que se van tejiendo tienen un nivel muy muy alto, hay motivos muy poderosos para matar por lo que el verdadero motivo y el verdadero asesino me ha decepcionado un poco aunque no ha empañado para nada el resto de la historia.

Otro de los puntos que cabe destacar es la manera de narrar. Como guionistas que son (y que la novela estaba pensada para ser el guión de una serie) nos vamos a encontrar en una lectura totalmente visual y con una estructura que hace que cada poco tiempo, como si del final de un capítulo se tratara, tengamos una pequeña resolución de una pista, aunque sea fallida, para que posteriormente sigamos avanzando en la investigación por otro camino.

No quiero dejar de nombrar los temas que encontramos de trasfondo en la novela: el acoso escolar, las apariencias por encima de todo, la necesidad de ocultar la homosexualidad, las negligencias en la policía, la prensa que entorpece las investigaciones y los secretos que todos, en mayor o menor medida, guardamos.

En conclusión, es una novela que me ha encantado, enganchado de principio a fin, con unos giros que me han mantenido pegada a sus páginas y con la boca abierta de manera constante y, sobre todo, con un personaje que me ha enamorado por su incómoda personalidad: Sebastian. Un personaje que, después de la resolución del caso, nos dará una última sorpresa, una sorpresa que esta vez sí, no nos esperamos en ningún momento y que abre paso a la siguiente entrega.



FRAGMENTO

A este título le siguen:
- Crímenes duplicados
- Muertos prescindibles

lunes, 19 de septiembre de 2016

EL BÚHO - Samuel Bjørk



Cuando hace casi dos años leí Viajo sola de Samuel Borj, me quedé con ganas de más. Me gustó tanto la pareja de investigadores protagonistas que quería saber más de ellos, quería volver a encontrármelos. Así que cuando en el mes de julio recibí un aparatoso sobre que no esperaba con las galeradas de El búho se le abrieron unos ojos como los de este animal y busqué el hueco para reencontrarme con Mía y Holger.

Gracias a Suma de Letras por este regalo y la oportunidad de poder disfrutar de su lectura antes de que salieran las primeras opiniones de otros lectores, porque aunque la reseña esté publicada después de su fecha de salida a la venta está escrita con anterioridad.

EL AUTOR


Samuel Bjørk es el seudónimo del noruego Frode Sander Øien. Es novelista, autor de obras de teatro, cantante, ha expuesto obras de arte y ha traducido a Shakespeare. Escribió dos novelas de notable éxito, Pepsi Love (2001) y Speed for Breakfast (2009), pero el reconocimiento masivo le llegó con Viajo sola (Suma de Letras, 2014), bestseller en todos los países en los que se ha publicado y recibido con excelentes críticas. Vive y trabaja en Oslo.


ARGUMENTO

Una adolescente ha desaparecido del centro para jóvenes problemáticos en el que vivía y poco después es encontrada estrangulada en el bosque sobre un lecho de plumas en el centro de un círculo de velas. La unidad de homicidios de Oslo afronta la misión de averiguar lo sucedido y el veterano investigador Holger Munch se sumerge en el caso junto a la inspectora Mia Krüger, que lucha todavía contra sus tendencias suicidas y su adicción a las píldoras y el alcohol. Pero la investigación de lo que a primera vista es un espeluznante asesinato ritual no parece estar yendo a ninguna parte hasta que la unidad recibe nuevos indicios sobre los elementos encontrados en el lugar del crimen. Las plumas pertenecen a un búho... el pájaro de la muerte.

MIS IMPRESIONES

En El búho volvemos a encontrarnos con la pareja de investigadores protagonista de Viajo Sola, de la que ya en mi reseña de esa novela pedía la vuelta dado todo lo que me había gustado.

Mia Krüger parece que no se encuentra mucho mejor que la primera vez que Holger Munch fue a buscarla a Trøndelag, con motivo de la investigación de la niña que apareció colgada de un árbol con un cartel de "viajo sola" alrededor del cuello.

Cuando acabó la anterior investigación volvió a ser apartada del servicio. Sólo recuperaría su puesto tras tratamiento psicológico y que el terapeuta encargado de éste le diese el alta. Pero Mía sigue compartiendo su vida con sus demonios. No ha superado ciertos acontecimientos que sucedieron y que tienen mucho que ver con su hermana gemela, de la cual tampoco deja de escuchar su llamada, y, al mismo, tiempo cada vez le resulta más fácil sucumbir al cóctel de drogas y alcohol que poco a poco la destruye, algo que no está dispuesta a compartir con nadie y menos con el psicólogo que la trata.

Pero nuevamente Holger necesitará las capacidades y la ayuda de Mía para resolver un caso. Han encontrado a una joven con una peluca rubia, desnuda, sobre un lecho de plumas, dentro de un pentagrama de velas y en una posición un tanto extraña y forzada. Holger moverá cielo y tierra para que Mia pueda volver a formar parte de su equipo, precisa de las habilidades de esta investigadora y su intuición para resolver un caso que cada vez se irá complicando más.

Pero vayamos por partes.

El búho es la segunda entrega de la saga de los investigadores Krüger y Munch que se inició con Viajo sola. No haber leído el título anterior no supondrá ninguna dificultad para disfrutar de esta novela ya que el caso que ocupará a estos dos policías y su equipo, es totalmente independiente y los asuntos que conciernen a los protagonistas y personajes que poblaron las páginas de la anterior entrega y son relevantes o necesitamos conocer para tener un mejor mapa de esta novela, el autor nos los va suministrando.

El esquema de la novela es muy parecido al de la anterior. Al inicio nos presenta una historia que se ve interrumpida y que no sabemos muy bien como va a encajar con la historia y la investigación que tiene lugar, ya que en principio y a simple vista no hay ningún punto en común con ella.

Poco a poco Mia Krüger y Holder Munch se van adentrando en una investigación en la que darán muchos palos de ciego hasta que por fin, empiece a avanzar y todas las piezas encontren su lugar. El caso que nos propone Samuel Bjørk, al igual que en el caso de la anterior novela es espeluznante, interesante, está muy bien tejido, nos va llevando por un camino y otro al mismo tiempo que lo recorren los investigadores, y, como ellos, andaremos sumamente perdidos sobre el desenlace de la investigación que nos propone. Durante la narración hay varios giros inesperados, pero al final Bjørk logra un buen final, sin necesidad de sacarse conejos de la manga y es totalmente razonable.

Es cierto que al principio me costó meterme un poco en la historia, pero llegados a un punto tengo que reconocer que captó mi atención de tal manera lo que Samuel Bjørk me estaba contando, que me costaba dejar la lectura. Entré en el bucle de "un capítulo más y lo dejo" del que tantas veces somos víctimas.

Los personajes, como ya sucedió en la entrega anterior, están bien dibujados y como ya comenté en la reseña de Viajo sola me gustan, no se ajustan completamente al modelo que nos tienen acostumbrados otros títulos de "novela negra nórdica", lo cual supone un cambio que siempre se agradece.

Pero también es cierto que si leíste Viajo sola posiblemente os pase lo mismo que a mí, y es que, aun gustándome la novela y habiendo disfrutado con su lectura, es como si después de haber leído el título anterior, ésta se hubiese quedado un tanto "desleída" o "descafeinada". El impacto que nos produjeron los protagonistas, la estructura y la novela en sí en la anterior entrega (y alguna otra cosa que no voy a desvelar por motivos obvios), lo tendremos superado. Además, en las historias personales de Mia y Holger, vamos a encontrarnos, en cierto modo, más de lo mismo. Quizás el autor podría haber avanzado un poco más a la hora de volver a presentarnos a estos personajes. Sólo al final de la novela veremos que se abre una puerta, que podría augurar una evolución en estos personajes.

En conclusión, en El búho vamos a encontrar una novela muy entretenida cuya lectura se nos escapará entre las manos, aunque he echado de menos algo de innovación, ya que al repetirse mucho de lo que funcionó en Viajo sola, el impacto que me produjo esa lectura, en El búho ha sido menor. Samuel Bjørk nos vuelve a presentar un caso espeluznante en el que el mal campa a sus anchas y lo que nos relata en la novela nos pondrá los pelos de punta.

El búho es puro entretenimiento y aun con esos pequeños "peros" que le he puesto os aseguro que no os defraudará. No os quepa duda de que me ha gustado, tanto es así que no dudaré en seguir con esta saga de investigadores, ya que en la última página de la novela nos queda claro que esto continúa, que vamos a volver a encontrarnos con Mia Krüger y Holger Munch.


miércoles, 20 de julio de 2016

DONDE LOS ESCORPIONES - Lorenzo Silva


No hay nada mejor para comenzar una nueva lectura cuando tienes tantas pendientes, que tener el libro en tu poder y que te inviten a una presentación con el autor, ya que entonces sientes la necesidad de llevar algo visto para poder tener una mejor visión de la novela y, llegado el caso, si te surge alguna cuestión poder hacérsela llegar al escritor.

Por eso cuando nos invitaron a un encuentro en plena Feria del Libro, en la Biblioteca Eugenio Trías, no sólo teníamos claro que íbamos a asistir, sino que además esta novela adelantó a otras muchas que estaban esperando su oportunidad.

EL AUTOR

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces, Música para feos y la Trilogía de Getafe. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012) y Los cuerpos extraños.

ARGUMENTO

Madrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán.

Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país.

¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal.

La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado. Sus pesquisas, bajo el tórrido y polvoriento verano afgano, les llevarán a conocer a peculiares personajes y a adentrarse en la biografía del muerto, un veterano de misiones bélicas en el exterior que guarda más de un cadáver en el armario, para llegar a un desenlace inesperado y desconcertante.

MIS IMPRESIONES

Hace ya tiempo leí El lejano país de los estanques, la primera entrega de la de la saga protagonizada por Bevilacqua y Chamorro, con la intención de ir dando poco a poco cuenta de las siguientes entregas que ya tenía en mi poder pero, como suele suceder, se han ido cruzando otras lecturas y esas novelas siguen esperando su oportunidad.

Por eso cuando nos invitaron al encuentro/presentación de Dónde los escorpiones, hicimos saltar por los aires la idea de seguir la saga en orden y nos decidimos por su lectura. Ya tendremos tiempo de volver sobre las anteriores. 

Sabemos que nos habremos perdido muchas cosas en cuanto a la evolución de sus personajes principales, pero como las tramas de todas las novelas son independientes, no haber leído las anteriores no nos impedido lo más mínimo disfrutar de esta lectura.

Ya desde el primer momento Lorenzo Silva nos presenta una novela con imágenes de esas que te agarran por dentro, de las que te remueven, de las que no te dejan indiferente, mientras lees en esas primeras páginas de la novela en las que tiene lugar una operación policial en una zona marginal, conflictiva y tristemente conocida por las drogas, de Madrid. Unas imágenes que por si solas pueden parecer normales pero que son tremendas debido a lo que las rodea.

Pero esto no es más que el comienzo porque muy pronto Vila va a recibir una llamada en la que se le ordena ocuparse de la investigación de la muerte de un militar español que se hallaba en una misión internacional en la base de Herat, en Afganistán.

Está claro que la investigación no va a resultar nada fácil. La singularidad de la zona, los distintos estamentos y protocolos que en la base pudieran existir, y las relaciones entre los distintos países que conforman la misión, entre otras cosas, hacen vislumbrar, desde el principio, todos los obstáculos que tendrán que salvar en una investigación policial que se presume complicada por el ambiente en el que va a desarrollarse. Una investigación a la altura de un Guardia Civil veterano, curtido y baqueteado en mil y una ocasiones como es Bevilacqua que contará con la inestimable ayuda de Chamorro.

Lorenzo Silva vuelve a utilizar la trama de una novela de la serie Bevilacqua para hacer un retrato de la España contemporánea, en este caso la misión de un destacamento militar español en Afganistán, pero todo ello desde el punto de vista de alguien que va allí para hacer una investigación de asesinato y se convierte en observador "de lujo" de cómo es el día a día de lo que allí está sucediendo.

Donde los Escorpiones es una novela donde el escenario tiene gran importancia y aporta mucho a la historia que el escritor nos está contando por la singularidad del mismo, donde todo lo que rodea la historia tiene gran trascendencia para la investigación y para quienes, de una manera u otra, forman parte de ella: el paisaje desolador donde está localizada la base, el calor insoportable, la manera de ir vestidos, el polvo que se mastica, el ambiente hostil que los rodea, los distintos idiomas que en la misión se hablan, etc., conformando un fiel reflejo de lo que, y como, se vive en un lugar como aquel.

Lorenzo Silva utiliza una prosa sencilla, cuidada, con un ritmo sosegado, manejando la intriga con maestría, y unos personajes con ricos perfiles psicológicos y muy bien trazados, en una trama bien urdida en la que tensión no decae y en la que "aprovechándose" del punzante sentido del humor de Bevilacqua analiza y critica la situación de la sociedad y el país, y nos incitará a la reflexión.



martes, 12 de julio de 2016

NORMAL - ROBERTO LÓPEZ-HERRERO



Nos encantan los títulos largos, todos los que nos seguís lo sabéis. Pues bien cuando vimos este, tan corto, tampoco nos pudimos resistir, ¿qué se iba a esconder tras un título de una sola palabra? Y no sólo eso, una palabra común. una palabra que utilizamos para cualquier cosa y que para cada uno puede tener un significado totalmente opuesto... normal.

La portada también acompañaba, la Gran Vía madrileña bajo la figura de una persona "normal". Esto, además del buen tamaño de letra que tenían sus páginas y que yo lo necesitaba en ese momento para poder leer, hizo que se colara entre todos mis pendientes poniéndose el primero de la lista.

EL AUTOR


Roberto López Herrero (Madrid en 1970) es un escritor, guionista, actor, director y locutor de programas de televisión y radio español. Ha trabajado en distintos espacios televisivos a nivel nacional y autonómico entre los que cabe destacar Pecado Original, Saturday Night Live, El Método Gonzo, En Antena, Un Paseo por las nubes y A 3 Bandas. También es el locutor de Ninja Warrior, el mítico programa japonés. En radio ha trabajado en Te doy mi palabra (Onda Cero), «El Jardín de los Bonsais» (Protagonistas - Punto Radio), «La Mirada Cítrica» (En días como hoy - RNE), y ha colaborado en Queremos Hablar (Punto Radio). En los años 90 fue cofundador de Ediciones Cronópolis, una editorial de juegos de rol activa entre 1993 y 1997. Actualmente trabaja como guionista en Más de Uno de Onda Cero.

Como autor, comenzó su andadura en Amazon con la autopublicación de dos novelas de humor, Antonio mató a Luis en la cocina con un hacha porque le debía dinero y Una conspiración mundial secuestró a mi perro para que yo no contara todo lo que sabía y de Normal, una singular novela negra con la que ha dado el salto a la publicación en papel de la mano de Suma de Letras.

EL ARGUMENTO


«El asesino era normal» es la única descripción que Félix Fortea, policía de homicidios, recibe cuando interroga a los testigos de un crimen a plena luz del día. ¿Cómo detienes a un homicida que puede ser cualquiera? ¿Qué es ser normal? Un elenco de personajes con sus fallos, rareza y taras se unen para detener a un criminal que parece camuflarse exhibiendo su aparente normalidad.



R. López-Herrero pone en duda el concepto de normalidad imperante en nuestro mundo en esta novela negra que pone de relevancia el talento de su autor y que nos sumerge en una atmósfera en la que los personajes componen un perfecto cuadro de la singularidad humana y de los prejuicios sociales que hacen de ella una carga.


MIS IMPRESIONES


La historia comienza con un asesinato en la Gran Vía de Madrid, un asesinato a plena luz del día en una calle que siempre está atestada de gente. ¿Cómo es posible que sólo nueve personas lo hayan visto? y sobre todo, ¿cómo es posible que de esas nueve no haya una sola que recuerde algún rasgo del asesino? Toda la descripción que pueden presentar todas las personas que han presenciado el asesinato es que es una persona normal, pero.. ¿Qué es normal? ¿en la media del país? Una persona normal en pleno centro de Madrid no lo sería en pleno centro de China... pero no hay que irse tan lejos. ¿Seríamos nosotros normales entre un grupo de gente con algún tipo de trastorno psicológico?... ¿quién es el normal realmente?


En este tipo de concepto tan difuso se basa Roberto López-Herrero para construir una novela policíaca, negra, un thiller que te mantendrá pegado a sus páginas de principio a fin.


Después de este primer asesinato vendrán más, sin aparente conexión entre ellos más allá de que ninguna de las personas que los presencia es capaz de recordar ningún rasgo del asesino que no hace nada por ocultarse diferente a intentar mostrarse como una persona más, ¿habrá en Madrid un asesino en serie?

La policía tendrá que luchar contra este concepto de normalidad, intentar obtener pruebas de cada uno de los testigos sin demasiado éxito y basarse en las teorías más inverosímiles para tratar de obtener algo que finalmente les de una pista que poder seguir.

De la investigación policial se encargarán Manuel Pacheco y su compañero desde hace muchos años Félix Fortea, ambos policías con amplia experiencia pero que ante la falta de pruebas o pistas y por ende la imposibilidad de avanzar en la investigación, tendrán que aceptar las órdenes de arriba para acoger como jefa del caso a la Tacones. La Tacones ya ha tenido sus más y sus menos con Pacheco en un caso anterior y viviremos la tensión latente entre ellos.

También ayudará en la investigación Lara Martell, una guapa psicóloga a través de la que conoceremos curiosos casos de patologías reales, de trastornos psicológicos y que nos transmitirá un mensaje claro que el propio autor ha dado en varias entrevistas... "si te duele un brazo vas al traumatólogo, entonces, ¿por qué no vas al psiquiatra cuando te duele el alma? Tenemos mucho que aprender como sociedad sobre las enfermedades mentales, sobre lo que las provocan y sobre todo, que cualquiera podemos caer en ella". Lara ayudará en el caso pero sobre todo ayudará a Félix, un personaje que iremos conociendo en profundidad a lo largo de la novela y que nos hará reflexionar sobre el concepto de normalidad que tenemos en la sociedad, porque Félix en apariencia es normal pero... ¿lo es realmente?.

También me ha gustado mucho la aparición del niño con autismo, que no autista, y el diagnóstico que hace de él Lara Martell, dando un claro aliento a tantos y tantos padres que luchan cada día por integrar a sus hijos con algún tipo de problema en la sociedad, niños que con el tratamiento y la motivación adecuadas pueden hacer grandes cosas y desarrollar grandes avances. Muchas veces se juzga a las personas por desconocimiento y todo lo que sea enriquecer el conocimiento de la sociedad en este tipo de enfermedades va a favor de nosotros mismos.

Como ingeniera informática que soy y dedicándome a ello, tampoco puedo dejar de mencionar a esos chicos de la cueva, esos informáticos tratados siempre como gente rara y que ayudan tanto a avanzar en la investigación.

Hay que reconocer la gran labor de documentación que ha tenido que hacer el autor para dejarnos una novela que trata bastante en profundidad muchos temas psicológicos, desde la psicopatía hasta el autismo pasando por el trastorno de bipolaridad. Retratar a los personajes con rasgos de estas patologías sin decir claramente lo que tienen, ha tenido que ser una ardua tarea, más aún cuando es algo que vas descubriendo poco a poco en la novela, no siendo algo que se dice y que ya das por sentado sobre alguien sino algo que se va revelando paso a paso a través de las acciones de los personajes a medida que avanzas en la lectura.



En la novela se alternan la primera persona de la mano del policía Félix Fortea, lo que nos puede dar una clara idea de sus síntomas y su manera de ver las cosas en todo momento, con el resto de voces en tercera persona, incluida la del mismo asesino, del que no sabremos mucho a priori más allá de que es estadísticamente normal. Después, mediante la voz del propio asesino sí que conoceremos las motivaciones que tiene para matar, para escoger sus víctimas y qué es lo que le lleva a hacer lo que hace.


Finalmente decir que aunque el libro queda totalmente cerrado el epílogo sí que deja abierta la posibilidad de que nos volvamos a encontrar con estos personajes en una segunda entrega. A mí desde luego sería algo que me encantaría.

En conclusión, es una novela con la que he disfrutado mucho, por la trama, por el ritmo ágil y por hacernos reflexionar acerca de un concepto que todos usamos alegremente en nuestra vida diaria sin pararnos a pensar sobre él: la normalidad. Todo ello de la mano de unos personajes de los que te enamorarás en el primer instante, porque siendo totalmente opuestos los unos a los otros están dotados de una lealtad entre ellos que queda patente según avanzas en la historia y los hechos se van sucediendo.






jueves, 16 de junio de 2016

LA MANIOBRA DE LA TORTUGA - Benito Olmo


Comentábamos en Twitter sobre la novela de otro autor, cuando uno de los participantes en la conversación (y autor de esta novela),  me mandó un mensaje privado en la que me ofrecía ser de los primeros lectores de La maniobra de la tortuga

Esto sucedía antes de que la novela en cuestión hubiera salido a la venta, pero ya había visto por ahí hablar de ella y con buenas sensaciones. Así que, aunque iba a ser difícil una lectura inmediata (como ya me temía y sucedió) me la hizo llegar y os puedo asegurar que no me equivoqué al aceptarla.

EL AUTOR

Benito Olmo (Cádiz, 1980) ha trabajado como corrector, editor, columnista y negro, y es colaborador de varios medios como la revista Fiat Lux y el portal literario ¡A los libros! Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011), y con ellas bajo el brazo ha recorrido España a través de las diferentes Ferias del libro, lo que le ha permitido llegar a un gran número de lectores.

ARGUMENTO

Empujado por el infortunio, el irreverente inspector Manuel Bianquetti se ve obligado a aceptar un traslado forzoso a la comisaría de Cádiz, un destino previsiblemente tranquilo que se verá alterado con el hallazgo del cadáver de una joven de dieciséis años. Una muerte violenta que le traerá reminiscencias de un pasado del que no logra desprenderse.

A pesar de la oposición de sus superiores, el inspector Bianquetti emprenderá una cruzada solitaria para atrapar al culpable siguiendo el rastro de unas evidencias que podrían no existir más allá de su imaginación. La realidad se va oscureciendo en la medida en la que el lector va devorando páginas al tiempo que participa junto al protagonista en la investigación de un caso cada vez más turbio y escabroso.

MIS IMPRESIONES

Abrir La maniobra de la tortuga y encontrarme con una carta de presentación como el prólogo de César Pérez Gellida, fue suficiente para convencerme de que lo iba a encontrarme de ahí en adelante iba a ser bueno, y que estuviese prácticamente segura de que no me había equivocado en adentrarme en sus páginas.

Está claro que como entrante estaba muy bien, pero ahora Benito Olmo tenía que convencerme a través de su historia y sus personajes que el resto de los platos y el postre, aunque la disposición era buena, estaban a la altura y había merecido la pena dedicarle unas cuantas horas de lectura. 

Ya os adelanto desde ahora que sí, que se ha ganado a pulso cada una de las recomendaciones que como la mía, os vais a encontrar aquí y allá, y os recomiendo que no pospongáis más su lectura, si estáis pensando en leerla y si no, desde aquí os animo a hacerlo.

Benito Olmo nos traslada a su Cádiz natal para mostrarnos la otra cara de la ciudad tan alejada de sus fabulosas playas, su ambiente alegre y su luz que siempre nos encontramos en las promociones de esa ciudad.

Y en una comisaría de esa ciudad nos encontramos con Manuel Bianquetti, un Inspector de Policía que ha sido destinado allí a modo de castigo y donde no se encuentra precisamente a gusto. Ni él ni su trabajo son apreciados. Es más, él siempre ha sido un buen investigador, hasta que sucedió lo que sucedió, y ahora se encuentra infravalorado y cumpliendo (aunque quizás sea mucho decir) con labores administrativas.

Pero todo va a cambiar cuando aparece el cadáver de Clara, una joven que presenta claros indicios de que a alguien se le fue la mano. Bianquetti va a encontrar en este asesinato, el motor que le haga salir del desinterés y la indiferencia en que se ha instalado, removiendo tanto a su persona como al investigador que lleva dentro, que no puede quedarse quieto viendo como sus superiores quieren cargar las culpas sobre quien es más sencillo hacerlo, sin buscar donde puede encontrarse el verdadero culpable.

Benito Olmo nos presenta una trama muy bien armada, sin fisuras, con una historia que transcurre en un espacio muy corto de tiempo, cuya narración comienza adelantándonos unos hechos, para continuar la misma unos días atrás y que así vayamos poco a poco viendo cómo este investigador, cuya corpulencia haría pensarse dos veces a cualquiera meterse con él, ha llegado a ese punto, consiguiendo con este golpe de efecto que ya desde las primeras líneas no podamos soltar la novela.

Al mismo tiempo nos vamos a encontrar con otro hilo argumental totalmente ajeno a la investigación que Bianquetti está llevando a cabo. Entre ambos no vamos a encontrar  ningún vínculo y Benito Olmo va a ir avanzando en ambas, saltando de uno a otro sin que, en un principio, seamos capaces de vislumbrar como pueden llegar a unirse, pero el autor lo consigue siguiendo una línea natural, sin sacarse nada del bolsillo y como pasan las cosas en la vida, de la manera más sencilla.

Además, Benito Olmo con esta alternancia y el momento en que las interrumpe para pasar a la otra, crea el ansia de seguir conociendo que es lo que va a suceder después en ambas, con lo que el lector cae en la trampa de no querer interrumpir la lectura.

Qué decir de Bianquetti, un personaje que en un primer momento me pareció un tipo un tanto extraño, pero al que poco a poco he ido entendiendo y que ha ido ganándose mis simpatías de forma que, aún con sus métodos poco ortodoxos, ha hecho que me pusiera enseguida de su lado.

Y es que el autor sabe dibujar personajes, hacerlos reales, de carne y hueso. Y no sólo a Bianquetti, también a Cristina, la protagonista de la otra trama, y a todos y cada uno de los secundarios que pasan por las páginas de La maniobra de la tortuga, que podríamos encontrarlos, sin dificultad, entre las personas que nos cruzamos a diario por la calle.

En conclusión, Benito Olmo ha logrado escribir una novela muy entretenida, que capta nuestro interés desde las primeras páginas y consigue, sin ninguna dificultad, mantenernos pegados a ellas hasta llegar al final; con un ritmo que sin ser trepidante no pierde fuelle y va ganando en intensidad; y en la que dota a sus personajes y las relaciones entre los mismos de gran sinceridad. Y todo ello en una trama trabajada con cuidado, sin dejar nada al azar y en la que se lleva a un desenlace lógico, creíble y honrado, al que no se llega sin más.

Esperemos que Benito Olmo se decida y podamos seguir disfrutando de las aventuras de este investigador tan peculiar que se ha ganado todas mis simpatías. Me encantará volver a encontrármelo.