Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta psicológica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta psicológica. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de marzo de 2016

LA ÚLTIMA SALIDA - Federico Axat



Te ponen la miel en los labios y sabes que no vas a poder resistirse. Una portada como ésta, unos cuantos tuits que llaman la atención sobre una novela y que consiguen que no dejes de fijarte en ella y además de un título como La última salida. Por si ésto fuese poco te anticipan las primeras páginas y una vez que las lees sabes que ya no hay remedio, que esa novela tiene que ser tuya.


EL AUTOR


Federico Axat (Ciudad de La Plata, Buenos Aires, 1975). Poco después de graduarse como ingeniero civil, inicia su desarrollo profesional en Centroamérica en proyectos de telecomunicaciones, donde reside durante casi seis años. 

Atraído por la escritura desde temprano, es durante este periodo de exilio cuando se forma en talleres literarios en busca de mejorar su estilo e inicia la redacción de su primera novela, Benjamin que se ubica a principios de 2010, comenzando así una serie de libros de suspense-terror que continuó con Aula 19 y El pantano de las mariposas en 2013.



ARGUMENTO

Ted es rico y tiene una familia perfecta, una esposa y dos hijas adorables. Nadie podría imaginar el motivo que lo ha llevado a tomar la drástica decisión de quitarse la vida. Cuando oye sonar el timbre una y otra vez su primera reacción es ignorarlo y apretar el gatillo de una vez por todas. Pero entonces descubre una nota escondida entre sus cosas; una nota con su caligrafía que no recuerda haber escrito: «Abre la puerta. Es tu última salida». Al otro lado de la puerta encuentra a un desconocido llamado Lynch, que no sólo sabe lo que Ted está a punto de hacer, sino que le hace una propuesta difícil de rechazar: un plan para evitar que su familia sufra ante las consecuencias devastadoras de un suicidio.

Ted es rico y tiene una familia perfecta, una esposa y dos hijas adorables. Nadie podría imaginar el motivo que lo ha llevado a tomar la drástica decisión de quitarse la vida. Cuando oye sonar el timbre una y otra vez, Ted acepta sin imaginar que la nota en el escritorio y la oferta de Lynch son apenas el comienzo de u
n juego macabro de manipulaciones. Alguien ha sembrado un camino de 
migas de pan que Ted irá recogiendo. Alguien que lo conoce mejor que nadie, que lo hará dudar de sus propias motivaciones y también de las personas que lo rodean.

MIS IMPRESIONES

Una parte importante de la magia de nuestras lecturas es no saber nada de ellas, algo en mi caso bastante habitual porque son muchas las veces que me adentro en ellas sin ni siquiera haber leído la sinopsis (que le vamos a hacer soy mucho de impulsos y raramente me fallan). Pero en ocasiones, yo diría que es imprescindible no saber absolutamente nada ellas para disfrutarlas de manera plena, y La última salida es una de ellas.

No voy a negar que además de un honor, fue toda una suerte poder leerla antes de que saliera a la venta y que se empezaran a verter opiniones por las redes, ya que todos los que habíamos tenido este privilegio nos cuidamos muy mucho de que a nadie se nos escapara nada. Alguna que otra foto, pero nada más.

Así que, siguiendo la senda de alguna de las entradas que ya se han publicado, voy a poner todo de mi parte para no dar más datos de los necesarios y que cuando os enfrentéis a la lectura de esta novela lleguéis lo más vírgenes posible y así no reducir en lo más mínimo lo que podáis disfrutar de ella. Y va a ser algo en verdad complicado, muy complicado.

Lo que leemos en las primera páginas ya nos dejará pegados sin remedio a este novela y es que con un lenguaje directo, muy ágil, hasta cinematográfico, nos vamos ha sumergir en una trama que gira totalmente alrededor de Ted, su protagonista.

Ted es un personaje muy bien construido, muy complejo, y, sin duda fundamental, en la historia, pero el resto de secundarios tienen una importancia trascendental, nada podría ser lo mismo sin alguno de ellos, todos tienen su porqué y su lugar.

La última salida es una novela inquietante, perturbadora, en la que la idea que surge en nosotros a primera vista y que podríamos tener de lo que sucede, posiblemente en poco se corresponda con lo que en realidad es. Pero, podría ser, que el que la hayamos imaginado de otra forma no quiera decir que no sea así. Quizás es que nos hemos ajustado sólo a lo que leíamos, sin ninguna amplitud de miras.

Es una lectura que va a más, que a medida que vayamos avanzando nos va a costar cada vez más interrumpir, cayendo continuamente en la trampa del "un poco más", y en la que pronto nos daremos cuenta que, a pesar de la premura por avanzar, debemos poner cuidado porque no se nos debe pasar nada por alto, hasta el más mínimo detalle puede tener su importancia para entender lo que le sucede a Ted o lo que está por llegar, y continuamente intentaremos meternos en su cabeza para ver que es lo que hay en ella, procurando comprenderle, ya que vamos a compartir con él su tormento.

Durante la lectura, al igual que le sucede a su protagonista, nos van a surgir muchas dudas. Vamos a hacer muchas conjeturas que rápidamente tendremos que volver a replantearnos porque se han ido al traste. Y en ese camino vamos a ir de la mano de Ted, y junto con él vamos a ir abriendo puertas, encontrando el camino y de paso las respuestas.

Y llegando al final os tengo que decir que cuando penséis que habéis acabado no abandonéis la lectura, que sigáis hasta el final de verdad porque entonces quizás os llevéis las manos a la cabeza y con la boca muy abierta digáis OHHHHHH.

Espero haber conseguido mi propósito de intentar contaros sin desvelar nada y que a la vez que os hayan entrado unas ganas irrefrenables de leer la novela. Yo desde aquí os aviso, cogedla con tiempo porque una vez empecéis os va a costar dejarla y no os equivocaréis.